Todos los muebles y objetos antiguos son seleccionados individualmente en distintas provincias de China, Tibet y Mongolia, para luego ser restaurados por los más hábiles artesanos, respetando estrictamente el diseño original.